ESPOLÓN CALCÁNEO – FASCITIS PLANTAR

El espolón calcáneo es un hallazgo radiológico, que muchas veces es casual y no genera sintomatología dolorosa en la gran mayoría de los casos. El dolor suele estar producido por la propia lesión de las fibras de la fascia en su origen (es un territorio muy inervado) o como mucho por la presencia de una bursitis subcalcánea.

La fascitis plantar es una causa habitual del dolor de pies, que se caracteriza por dolor en la base del talón. La fascia plantar es un grueso haz de fibras que va de los dedos de los pies al talón y son las responsables de mantener el arco plantar. Cuando estas fibras se dañan, se puede experimentar dolor y rigidez en la base del talón.

Normalmente solemos ver fascitis plantares al final del verano, por el uso excesivo de calzado tipo chancleta que no sujeta el talón y es demasiado plano y provoca una tensión excesiva de la fascia plantar.

Etiología:

En pies planos, pronados o cavos, favorece la aparición de esta dolencia.

Alteraciones anatómicas: Disimetrías, excesiva rotación tibial interna

Debilidad gastrocnemios, soleo, tendón de Aquiles y musculatura intrínseca del pie.

Cambio y/o aumento de la actividad deportiva, o cambio del terreno en el cual se practica el deporte. Micro traumatismos que afectan al colágeno tisular y no permite la regeneración del mismo.

En personas con sobrepeso y con aumento repentino de ello (embarazadas).

Zapatos  plantos desgastados o muy rígidos, poco sujetos.

Atrofia de la almohadilla grasa natural del pie.

Clínica

El paciente con fascitis plantar refiere dolor en la parte interna del talón que empeora, llegando a provocar cojera, al levantarse de la cama o tras permanecer un tiempo sentado, y que se alivia trascurridos unos pasos. Conforme progresa la enfermedad también se aprecia un empeoramiento nocturno.

Existe una hipersensibilidad en la cara plantar medial del talón, pudiendo identificarse, perfectamente, el punto doloroso con la punta de dedo.

Diagnóstico

El diagnóstico es eminentemente clínico.

Gammagrafía, para demostrar la tensión ejercida por la fascia en el calcáneo y observamos zonas de hipercaptación

Ecografía y Resonancia Magnética

Tratamiento:

El tratamiento conservador es la primera opción:

  • Medicación: Aines
  • Plantillas para:
    • Optimizar la carga biomecánica
    • Reducir la hiperpronación
    • Descargar la fascia plantar en su origen
  • Fisioterapia: ultrasonidos, ondas de choque, punción seca
  • Infiltraciones:
    • Corticoides + Anestésico Local
  • Férulas Nocturnas:
    • Alivian el dolor matutino, al mantener el estiramiento de la fascia plantar por un periodo prolongado de reposo
    • Mantienen el pie a 90º, se logra un estiramiento de la fascia durante la noche
    • Mejoran en un 80% de los pacientes. Pero se recomienda en pacientes de más de 12 meses de evolución.
  • Crioterapia
  • Ondas De Choque
  • Calzadoterapia: calzado de tacón ancho, discretamente elevado

Quirúrgico: Liberación proximal del gemelo medial mediante fasciotomía

 

Deja un comentario

error: Contenido protegido.
Ir al contenido