ic_patologia-uñasCreated with Sketch.

Quiropodologia

En nuestros Centros Podomédic realizamos estudios quiropodólogicos y tratamientos quiropódicos que mejoran la calidad de vida de nuestros pacientes.

¿Cuál es la diferencia entre quiropodología y quiropodia?

La quiropodología es el estudio y tratamiento de los problemas de los pies y sus dolencias mientras que la quiropodia es el tratamiento más básico en el cuidado del pie.

La quiropodia consiste en la observación y eliminación de alteraciones en los pies con el fin de evitar que lesiones leves se conviertan en crónicas y desencadenen problemas más graves.

En función de las patologías que presente el paciente, el podólogo puede realizar las siguientes operaciones:

  • Corte y fresado terapéutico de las uñas.
  • Deslaminación de hiperqueratosis o durezas.
  • Tratamiento de Onicocriptosis o uña encarnada.
  • Tratamiento de helomas o callos.
  • Fresado de talones.
  • Hidratación y masaje.

 

Algunas de las visitas a nuestra consulta se deben a la aparición de:

  • Durezas (hiperqueratosis).
  • Uñas encarnadas y patológicas (onicocriptosis).
  • Callos (helomas).
  • Verrugas (papiloma).
  • Micosis ungueales y pie de atleta (hongos).
  • Alteraciones causadas por el sudor.

La hiperqueratosis es producto de un trauma mecánico continuo y repetido que genera un engrosamiento de la capa externa de la piel. Esta capa exterior contiene una proteína protectora resistente llamada queratina, de ahí que la patología reciba el nombre de hiperqueratosis.

La existencia de un desequilibrio de las células dérmicas es lo que provoca la aparición de los callos (helomas) y durezas en los pies.

Si el ciclo de vida de las células es de unos 40 días y la eliminación de las células muertas no es lo suficientemente rápida en comparación con la creación de nuevas células, entonces se produce una acumulación de células descamadas que hace que la piel se vuelva más gruesa.

El tratamiento consiste en deslaminar la zona afectada para eliminar las capas de queratina y tratar las causas que provocan la hiperqueratosis.

Los callos o helomas son lesiones hiperquetósicas del tamaño aproximado de un guisante, de coloración oscura, que crecen desde las capas más profundas de la piel. Generalmente se sitúan sobre una prominencia ósea y en áreas expuestas a fricciones o presiones repetidas.

Existen varios tipos de helomas y se clasifican en función de la zona del pie en la que aparecen.

Helomas plantares: Suelen aparecer en zonas metatarsales, debido alguna alteración biomecánica o estructural del pie. Pueden ser molestos y provocar dolor punzante al caminar.

Helomas interdigitales: Su lugar de aparición es entre los dedos, frecuentemente entre el 4º y 5 espacio interdigital. Son dolorosos y de consistencia más blanda que los plantares. Se producen a causa de problemas biomecánicos, problemas óseos en las falanges o calzado inadecuado.

Helomas digitales: Aparecen en el dorso o en el pulpejo de los dedos. Normalmente los provoca un mal posicionamiento del dedo durante la marcha.

Helomas periungueales: Se ubican debajo de la lámina ungueal, suelen ser dolorosos y provocan desprendimiento de la uña. También pueden aparecer en los canales ungueales como consecuencia de una uña encarnada.

Las principales manifestaciones clínicas de los callos son:

  • Engrosamiento significativo de la piel sin bordes definidos.
  • Agrietamiento de la piel, especialmente en el borde de los talones.
  • Pérdida de sensibilidad en el área afectada.
  • Aspecto duro y seco de la piel.
  • Cambio de coloración de la piel, que pasa de gris a amarillo por el acúmulo de queratina.

Existen varias causas que explican la aparición de helomas. Si bien, en la mayoría de los casos suelen estar presentes algunos de los siguientes factores: 

  1. Calzado inadecuado: el calzado poco flexible y de punta estrecha puede provocar hiperpresión en los dedos y en la planta del pie y desencadenar helomas.

 

  1. La morfología del pie y sus alteraciones (juanetes, dedos en garra, insuficiencias metatarsales, etc). Es importante realizar un análisis podológico de las posibles deformidades del pie que pueden ocasionar fricción y presión con el calzado.

 

  1. Alteración biomecánica: una incorrecta posición del cuerpo, una alteración en la marcha o en la pisada puede provocar que, al caminar, se ejerza más presión en un área determinada del pie donde se acabará generando una lesión del tipo

A diferencia de las durezas, que son superficiales e indoloras, los helomas presentan una coloración beige oscura con unos bordes bien definidos recubiertos de una callosidad con una textura dura y dolorosa a la presión directa. El dolor suele estar circunscrito en el sitio de la lesión y se agrava con los zapatos apretados, la presión y la deambulación.

Son lesiones que crecen desde la superficie hacia las capas más profundas de la piel y suelen presentar un núcleo compacto justo en el centro.

Se deberá practicar una quiropodia para eliminar la callosidad y realizar la enucleación del heloma. Este tratamiento es completamente indoloro y presenta excelentes resultados a corto plazo.

En los casos más persistentes se debe realizar un estudio biomecánico de la marcha para determinar si la posición del paciente es la correcta y descartar que alguna zona de la planta del pie esté recibiendo una mayor presión. En estos casos se recomienda realizar plantillas personalizadas con el fin de corregir y repartir mejor las cargas del cuerpo y así ayudar a prevenir durezas y callosidades.

En los helomas digitales el tratamiento más eficaz es una ortesis de silicona a nivel digital.

Cuando los tratamientos conservadores fracasan, puede plantearse como tratamiento resolutivo la cirugía.

  • Nunca intente eliminar la hiperqueratosis por su cuenta, ya que puede lesionarse.
  • Evite calzado con suelas finas o poco flexibles y con punta estrecha. Los calzados anatómicos anchos, sin excesivas costuras y con talones fisiológicos reducen la aparición de helomas.
  • Procure llevar calcetines para evitar rozaduras.
  • Evite caminar descalzo.
  • Recuerde hidratar bien sus pies y use cremas si es necesario.
  • En caso de duda, consulte a su podólogo.
ic_tallerCreated with Sketch.

¿Quieres solicitar un estudio?
Te contactamos

error: Contenido protegido.
Ir al contenido